Publicado por
Abogados, General

En Bufete Mercadal, como despacho de abogados especializado en derecho inmobiliario en Mallorca, sabemos que la adquisición de una vivienda es un momento crucial. Por este motivo, es de especial relevancia conocer detalladamente los impuestos que se van a tener que abonar.

En este post hablamos de los impuestos en relación a la compra de un inmueble que va a ser destinado para el uso de vivienda. Sin perjuicio de las particularidades que pueda tener cada caso, de lo que le podremos informar tras el estudio de su asunto a nivel particular.

Como expertos en derecho inmobiliario en Mallorca, tenemos que distinguir previamente si el inmueble objeto de compra es nueva promoción, en construcción o segunda mano. En el primer escenario (nueva promoción) el inmueble estará gravado con el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). Supone un porcentaje del 10% sobre el valor de la vivienda. Por ello, si se adquiere una casa por importe de un millón, el IVA supondrá un valor adicional de cien mil euros. Lo que supondrá que habrá que pagar un precio total de un millón cien mil euros.

En el segundo escenario (vivienda de segunda mano), la compra se gravará con un impuesto indirecto conocido como el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP AJD). Este impuesto está cedido a las comunidades autónomas. De tal modo que dependiendo de en qué comunidad se encuentre el inmueble este impuesto será mayor o menor. Bufete Mercadal, como despacho especializado en derecho inmobiliario en Mallorca, estudiará el porcentaje a pagar en el caso de que se adquiera un inmueble en esta comunidad autónoma.

Dicho lo anterior, y atendiendo a la normativa balear, el impuesto que se debe de abonar se ajusta a la siguiente escala progresiva:

 

Valor total del inmueble hasta (€)
Cuota íntegra (€)
Resto Valor hasta(€)
Tipo aplicable(%)
0 0 400.000,00 8
400.000 32.000 200.000,00 9
600.000 50.000 400.000,00 10
1.000.000 90.000 En adelante 11

 

De acuerdo con esta tabla, si el valor de la vivienda es inferior a 400.000 euros, se deberá pagar un 8% del valor de adquisición. Si es superior a 400.000 e inferior a 600.000, por los primeros 400.000 se pagarán 32.000 euros, y por el exceso hasta llegar a los 600.000 euros, se gravará con un 9%. Lo que supone que la tributación real estará comprendida entre el 8% y el 9%, dependiendo de casa caso. Si es superior a 600.000 euros e inferior a 1.000.000, por los primeros 600.000 euros se pagarán 50.000 euros, y por el exceso hasta llegar a 1.000.000 se gravará con un 10%. Por último, si el precio es superior a 1.000.000 de euros, por el primer millón se pagarán 90.000 euros, y el exceso se verá gravado por un 11%.

Conforme con todo lo anterior, los impuestos en el momento de comprar una vivienda suponen un importe elevado de la compra. Por lo que se recomienda el estudio pormenorizado y riguroso de cada caso.